Con el reciente lanzamiento de X-Men Days of Future Past, no hace falta decir que la presencia en pantalla de Wolverine (o mejor aún, Hugh Jackman) despierta cierta región del cerebro femenino que es en parte responsable de encender nuestro deseo físico por él. Wolverine ha logrado captar la atención de las mujeres de todas las edades y nos envió a una cacería humana cada noche de Halloween para encontrar una versión elegante de Wolverine. Por supuesto, su físico impecable, su barba perfectamente rugosa y su mandíbula cincelada son factores definitivos que influyen en nuestra atracción hacia él. Sin embargo, nuestra obsesión no se deriva únicamente de que romanticemos el aspecto atractivo y las cualidades heroicas de los Hombres de Marvel que vemos en la pantalla grande (la verdad sea dicha, el aspecto lindo del niño de Peter Parker y la grandiosa fuerza muscular de Superman no nos atraviesa). igual que Wolverine.) Todos sabemos que son personajes ficticios que poseen cualidades de 'superhéroe' que no son realistas. Sin embargo, las razones subyacentes de nuestra obsesión con Wolverine van más allá de la mera fisicidad y la superfuerza, más bien se extienden a cualidades humanas y rasgos de carácter que se pueden encontrar en una persona promedio. Dicho esto, aquí hay 5 razones por las que estamos obsesionados con el personaje de Wolverine:

1. Su personalidad tenaz.

No se puede negar que cuando se ve a Wolverine en acción, la tenacidad y la fortaleza van de la mano. No es alguien que se aleje tímidamente de sus miedos y se abstenga de luchar por lo que (o quién) quiere, sino que buscará y perseguirá como ningún otro. A pesar de sus tendencias mutantes, al igual que todos los demás, tiene sus caídas que lo hacen sentir inadecuado, pero su persistencia y tenacidad son lo que lo mantienen en marcha. Claro que a veces puede ser demasiado agresivo, pero ese es el mutante en él, lo que demuestra que no es un 'superhéroe' idealizado, sino que tiene defectos. Sus tendencias y persistencia antihéroe nos dejan con sentimientos de adulación y fantasías que se reproducen en nuestras mentes las 24 horas, los 7 días de la semana.



2. Él no toma mierda de nadie.

Volvamos a X-Men First Class, donde su actuación de 20 segundos de enunciado de la expresión de 3 palabras 'vete a la mierda' al más joven Charles Xavier y Magneto en un bar con un cigarro en la mano creó un impacto duradero. Su breve aparición fue suficiente para hacernos enamorar de él al instante. No, no fue por su lenguaje vulgar, sino por su comportamiento rudo en general. Como superhéroe, es probablemente uno de los más famosos por sus tendencias 'anti autoridad'. No es ningún secreto que la mayoría de las mujeres encuentran bastante atractivo el arquetipo de un 'chico malo'. Este es un hombre con pelotas, que no recibirá basura de nadie y no tiene miedo de decir lo que piensa o permitir que nadie lo pisotee. Es lo opuesto a un felpudo, del tipo que se mantiene firme y alguien con quien probablemente no querrás tener su lado malo, pero en general, es un excelente ejemplo de alguien que se valora lo suficiente como para saber cuándo sacar esa melancolía temperamento con el fin de aclarar un mensaje.

3. Detrás de su comportamiento rudo, existe un muchacho sensible.

Como dice el viejo refrán 'las personas con los exteriores más difíciles son a menudo las más sensibles'. Echamos un vistazo a la verdadera naturaleza de Wolverine en la serie de películas homónimas que se centra menos en su comportamiento de tipo duro que está en la vanguardia de su personalidad y más en su lado humano como 'Logan'. Proporciona una mirada más profunda a sus estados psicológicos y revela su lado sensible hacia la persona que ama al mismo tiempo que arroja luz sobre lo profundamente infligido que está. Dicho de esta manera, él es inmortal, lo que significa que tiene que vivir con todo el tormento, el dolor y la pérdida que ha tenido que experimentar durante toda su vida inmortal. No es una fuerza imparable con la que no se puede contar; más bien, es susceptible a sufrir cicatrices emocionales y necesita 'tiempo' como sanador para regresar a su juego A. Gran parte de su tormento proviene de su tumultuosa relación con el mutante telepático Jean Gray, que como la mayoría de las películas de superhéroes, tuvo que terminar de la manera más dramática y desgarradora. Wolverine necesita más fuerza para abandonar su orgullo y derribar esos muros exponiendo sus vulnerabilidades emocionales que mantener un comportamiento duro de manera constante como una forma de protegerse del dolor potencial. No hay nada mejor que un hombre que no tiene miedo de bajar la guardia y rechazar su actitud de tipo duro de vez en cuando.



4. Es un guerrero de día y un amante de noche.

Ser un guerrero puede significar muchas cosas, pero en general está asociado con la capacidad de proteger a alguien de manera incondicional. No necesitas tener poderes de superhéroe para ser un guerrero, más bien todo lo que se necesita es un gran interés y cuidado hacia otra persona. Lobezno resulta ser ambos: un guerrero y un amante. Su estado de guerrero se refleja en su deseo inquebrantable de proteger a quienes lo rodean y su estado de amante se muestra a través del comportamiento de su dormitorio. Por mucho que todos sepamos que es un superhéroe ficticio que tiene garras de cuchillo que pueden atacar a cualquier ser en la faz de la tierra, es bastante sensual en el saco. Uno pensaría que sería mega violento, pero en cambio, es un apasionado y uno no puede evitar admirar cómo se las arregla para combinar la sensualidad y la crudeza, lo que lo convierte en un hombre bastante deseable.

5. Él elige ser un lobo solitario y crear su propio camino, en lugar de seguir el de los demás.

El personaje de Wolverine puede derivarse del animal real, que es conocido por su comportamiento independiente y feroz, pero uno no puede evitar notar cómo exhibe también las cualidades de un lobo solitario. Al igual que un lobo solitario, el glotón se separa de la manada pero todavía tiene algunos lazos con ellos. Sus tendencias de lobo solitario se caracterizan por su independencia y la necesidad de reservarse de la tripulación mutante para hacer su 'propia cosa'. Vemos esto en la serie The X-Men, donde inicialmente tiene dificultades para elegir convertirse en miembro de la tripulación de X-Men y seguir sus convenciones. La mayoría de las veces no cumple con las reglas y elige crear su propio 'plan de juego' que refleje su personalidad anti-autoridad. A pesar de sus formas rebeldes, todavía se une voluntariamente para ayudarlos y, a menudo, su modo de pensar poco convencional le permite liderar al resto de la tripulación de los X-men y ser la mano derecha de Charles Xavier. Su capacidad para pensar fuera de la caja, estar solo y no ser influenciado fácilmente por un grupo son características distinguibles que lo hacen tan atractivo.